Escritura terapeutica

Escritura terapeutica
A mí siempre me ha gustado escribir y ya he dicho en muchas ocasiones que soy adoradora de las libretas. Es cierto que compro libretas y agendas a más velocidad que escribo, con lo que tengo más en blanco que escritas.
Algún día publicaré fotos de mi arsenal de cuadernos, escritos y en blanco. tengo de todos los tamaños, verticales, apaisados, rayados, cuadrículas, en blanco… Muchos de ellos comprados en los viajes que he hecho a lo largo de mi vida, otros en la papelería de la esquina 
 Pero mi perdición ha sido el momento en el que he empezado a hacerlos yo misma. Ahora, además tengo libretas hechas a mano en todos los momentos de producción. Algunas terminadas, otras por decorar, otras sin encuadernar, otras a medio cortar. Lo que decía, un arsenal. 
Escritura terapeutica
Y me encantaría usarlas todas, escribir en todas, cosas importantes, ideas chulas, proyectos, gastos, viajes, por hacer y ya hechos, pensamientos profundos y banales… ¡y listas! Me encanta escribir listas y tachar, sobre todo tachar.
Hay otra cosa que también he hecho mucho, a lo largo de los años, que es escribir las cosas que me hacen sentir mal. Situaciones incómodas, conflictos, esas ideas absurdas y pensamientos redundantes que se te meten en la cabeza y aunque sabes que no son ciertos, te están molestando y machacando y no paras de darle vueltas. A mí siempre me ha ayudado escribirlos, como una especie de liberación, es como sacar esas ideas de mi cabeza, y mirarlas desde otra perspectiva. Bien, pues hace poco, he descubierto que esto que yo he hecho desde que soy pequeña, se llama escritura terapéutica, tiene un objetivo claro y un montón de beneficios.
Escritura terapeutica
La escritura terapéutica es una herramienta muy útil para el desarrollo personal y el bienestar emocional y se ha mostrado también eficaz en la recuperación de personas que sufren ciertos problemas de salud mental, como la depresión o el trastorno de estrés postraumático. se trata de expresar de forma silenciosa pero significativa todo aquello que no sabemos o no podemos expresar en voz alta.
 Lo cierto es que la escritura puede llegar a ser una de las formas más poderosas y catárticas de terapia que existe, y lo mejor de todo es que está al alcance de todos y cada uno de nosotros. Y por supuesto, no son necesarias habilidades literarias. 
 Lo cierto es que la escritura puede llegar a ser una de las formas más poderosas y catárticas de terapia que existe, y lo mejor de todo es que está al alcance de todos y cada uno de nosotros. Y por supuesto, no son necesarias habilidades literarias. 
 Y ahora pregunto ¿no es muchísimo más terapéutico escribir en un soporte preciosísimo  que te motive y anime a tenerlo entre las manos y que además te ayude a fluir? pues eso, ni media palabra más, te hago una libreta o un diario, del tamaño quieras y lo decoramos a tu gusto. ¿Te enseño un ejemplo? Mira el video

Temporada de comuniones

Con muchísima ilusión estrené mi web en el mes de junio. Tenía intención de escribir muy a menudo,  me hice una lista de temas que me apetecía desarrollar , pero todo se quedó en eso, en la intención, y ahora explico por qué.

Libros de Firmas

A modo de resumen:
Este año he hecho 22 libros y 16 atrapasueños como regalos de comunión. Casi 40 niños han abierto su boquita o los ojitos muy grandes para sorprenderse al destapar el paquete, (y espero que a todos ellos les haya gustado y lo conserven mucho tiempo). No sé si son muchos o pocos, dependerá con quien lo compare, probablemente en alguna papelería o tienda de regalos habrán vendido cientos, pero os aseguro que 22 libros de comunión son muchísimas horas de mi tiempo dedicadas exclusivamente a ellos.

Algunos de los libros son solo de firmas, otros son para firmas y fotos, otros solo de fotos. Cada uno distinto, cada uno personalizado, hecho con muchísimo cariño para que le guste tanto a la mamá como al comunionante. Unos los tengo encargados desde el año pasado, otros me los encargaron cuando llegaba la fecha de las comuniones y muchos otros me los han pedido después del confinamiento. También os cuento que he tenido que decir que no a muchas personas por falta de tiempo, algo que ha sido muy difícil para mí, pero no tenía más remedio.

Atrapasueños de comunion

Ya tengo un encargo para el año que viene, y aun me queda que hacer el de mi hijo, solo le hice libro de firmas, y el otro de esta temporada que no me dio tiempo de hacer porque estuve malita y ha quedado pendiente.

Los atrapasueños de comunión son una novedad de este año. Es la primera vez que los he hecho y estoy muy contenta de cómo han quedado. Mis favoritos han sido los de tul, sin embargo, son los que menos me han pedido. La mayoría han querido temática de comunión, pero algunos otros, entre ellos el de  mi hijo, de temática futbolera u otra temática. Particularmente, los de comunión me gustan mucho para decorar el día de la fiesta, y luego queda como recuerdo. Pero encuentro más original y duradero otra temática que les guste a los niños y niñas y que sea más atemporal.

Como he dicho ya varias veces, y las que me seguís lo sabéis, mi hijo también ha hecho la comunión este año. Esto ha supuesto un plus de estrés a esta temporada tan atípica. Yo tenía muchos planes en mi cabeza, iba a crear muchísimas cosas para que su comunión fuera un día mágico, compré materiales y comencé a cortar algunas piezas. Pero durante el confinamiento me desinflé por completo. Con tanta preocupación podría haberme centrado en adelantar trabajo para cuando se pudieran celebrar  las comuniones, pero me fue imposible. Mucha gente se refugió en el scrap o cualquier otra labor o actividad que les mantuviera la cabeza ocupada, y fue mi caso también, pero pensar en las comuniones me daba aún más inquietud, así que, en lugar de adelantar tarea, me puse a hacer justo lo que me apetecía en cada momento: dibujar, colorear, algún albumcito, pompones a lo loco…

¡¡Y después del confinamiento, me pilló el toro jajaja.!! Se rumoreaba que las comuniones se celebrarían después del verano, entre septiembre y octubre. Sin embargo, cuando el sacerdote de mi parroquia hizo el reparto de fechas, a principio de julio, nos sorprendió con que quería que la última fuera el primer fin de semana de septiembre. Y preparados, listos…a correr. He tenido pocas vacaciones este verano. He dormido poco y he hecho muchas renuncias. ¿Me compensa? Económicamente, por supuesto que no. Pero crear algo de la nada, hacer un libro precioso, armónico , coordinado, me produce un regocijo interno que no es comparable con nada. Y luego el agradecimiento y la emoción, en algunos casos, que recibo de las personas a las que les han regalado un trabajo mío también me reporta muchísimo.

Y dicho esto, concluyo el resumen de la temporada de comuniones más atípica y atropellada de la historia reciente. Y además, os informo de que abro la agenda de la temporada 2021, con entusiasmo y con alegría. No me pongo metas, ni números, me gustaría hacer alguno más que este año, eso sería buena señal, pero sí que adelanto que lo haré de una manera más organizada. Espero que esto me permita trabajar con tranquilidad y buen humor  y con un ritmo creativo adecuado.

Y en exclusiva en la web os enseño uno de los últimos libros de firmas.

Espero vuestros comentarios. Los agradezco y leo con mucha atención. Acepto consejos de todo tipo. ¡¡Organizativos sobre todo!! Jajaja