Comuniones 2022

Agenda abierta

Quienes me seguís o me conocéis ya sabéis que acabo de cambiarme de casa. Y en una mudanza, aparte de mucho estrés, te llevas unas cuantas sorpresas. He encontrado cosas olvidadas, cosas que ni sabía que tenía, cosas perdidas, y cosas guardadas con muchísimo mimo y que da alegría encontrar.

Y entre estas últimas, hemos sacado el libro de la comunión de mi hijo. Lo he sacado de la caja desde que hace un año y medio  por primera vez. Y ha sido precioso. Mi hijo lo miró como si no lo hubiera visto nunca, y con muchísimo cuidado e interés empezó a leer las preciosas palabras que le dedicamos, su familia y sus amigos, su catequista y el sacerdote. Los deseos y las alabanzas que le hicimos todos, unas cuantas fotos, tarjetas que recibió con los regalos, la minuta del restaurante donde comimos y unas cuantas cosas más. No pudo terminar de leerlo. Le cuesta mucho expresar sentimientos, pero se le hizo un nudo en la garganta de la emoción, se le cambió la cara, y me dijo que se lo volviera a guardar para que no se estropeara nunca. Y eso voy a hacer.

Comuniones 2022

Pues esta emoción de mi hijo al ver su libro es lo que me ha hecho decidir hacer libros de comunión este año, a pesar de mi decisión de no hacer más álbumes.

Y cómo no soy río, me vuelvo cuando quiero. El año pasado dije que ya no hacía más, pero he recuperado la ilusión, quiero seguir participando esta emoción de los niños que, como mi hijo, volverán a revivir un día tan especial una y otra vez mirando su libro y disfrutando de todos los recuerdos guardados.

Os dejo con el libro de mi hijo, antes de convertirse en un tesoro de emoción.

Temporada de comuniones

Con muchísima ilusión estrené mi web en el mes de junio. Tenía intención de escribir muy a menudo,  me hice una lista de temas que me apetecía desarrollar , pero todo se quedó en eso, en la intención, y ahora explico por qué.

Libros de Firmas

A modo de resumen:
Este año he hecho 22 libros y 16 atrapasueños como regalos de comunión. Casi 40 niños han abierto su boquita o los ojitos muy grandes para sorprenderse al destapar el paquete, (y espero que a todos ellos les haya gustado y lo conserven mucho tiempo). No sé si son muchos o pocos, dependerá con quien lo compare, probablemente en alguna papelería o tienda de regalos habrán vendido cientos, pero os aseguro que 22 libros de comunión son muchísimas horas de mi tiempo dedicadas exclusivamente a ellos.

Algunos de los libros son solo de firmas, otros son para firmas y fotos, otros solo de fotos. Cada uno distinto, cada uno personalizado, hecho con muchísimo cariño para que le guste tanto a la mamá como al comunionante. Unos los tengo encargados desde el año pasado, otros me los encargaron cuando llegaba la fecha de las comuniones y muchos otros me los han pedido después del confinamiento. También os cuento que he tenido que decir que no a muchas personas por falta de tiempo, algo que ha sido muy difícil para mí, pero no tenía más remedio.

Atrapasueños de comunion

Ya tengo un encargo para el año que viene, y aun me queda que hacer el de mi hijo, solo le hice libro de firmas, y el otro de esta temporada que no me dio tiempo de hacer porque estuve malita y ha quedado pendiente.

Los atrapasueños de comunión son una novedad de este año. Es la primera vez que los he hecho y estoy muy contenta de cómo han quedado. Mis favoritos han sido los de tul, sin embargo, son los que menos me han pedido. La mayoría han querido temática de comunión, pero algunos otros, entre ellos el de  mi hijo, de temática futbolera u otra temática. Particularmente, los de comunión me gustan mucho para decorar el día de la fiesta, y luego queda como recuerdo. Pero encuentro más original y duradero otra temática que les guste a los niños y niñas y que sea más atemporal.

Como he dicho ya varias veces, y las que me seguís lo sabéis, mi hijo también ha hecho la comunión este año. Esto ha supuesto un plus de estrés a esta temporada tan atípica. Yo tenía muchos planes en mi cabeza, iba a crear muchísimas cosas para que su comunión fuera un día mágico, compré materiales y comencé a cortar algunas piezas. Pero durante el confinamiento me desinflé por completo. Con tanta preocupación podría haberme centrado en adelantar trabajo para cuando se pudieran celebrar  las comuniones, pero me fue imposible. Mucha gente se refugió en el scrap o cualquier otra labor o actividad que les mantuviera la cabeza ocupada, y fue mi caso también, pero pensar en las comuniones me daba aún más inquietud, así que, en lugar de adelantar tarea, me puse a hacer justo lo que me apetecía en cada momento: dibujar, colorear, algún albumcito, pompones a lo loco…

¡¡Y después del confinamiento, me pilló el toro jajaja.!! Se rumoreaba que las comuniones se celebrarían después del verano, entre septiembre y octubre. Sin embargo, cuando el sacerdote de mi parroquia hizo el reparto de fechas, a principio de julio, nos sorprendió con que quería que la última fuera el primer fin de semana de septiembre. Y preparados, listos…a correr. He tenido pocas vacaciones este verano. He dormido poco y he hecho muchas renuncias. ¿Me compensa? Económicamente, por supuesto que no. Pero crear algo de la nada, hacer un libro precioso, armónico , coordinado, me produce un regocijo interno que no es comparable con nada. Y luego el agradecimiento y la emoción, en algunos casos, que recibo de las personas a las que les han regalado un trabajo mío también me reporta muchísimo.

Y dicho esto, concluyo el resumen de la temporada de comuniones más atípica y atropellada de la historia reciente. Y además, os informo de que abro la agenda de la temporada 2021, con entusiasmo y con alegría. No me pongo metas, ni números, me gustaría hacer alguno más que este año, eso sería buena señal, pero sí que adelanto que lo haré de una manera más organizada. Espero que esto me permita trabajar con tranquilidad y buen humor  y con un ritmo creativo adecuado.

Y en exclusiva en la web os enseño uno de los últimos libros de firmas.

Espero vuestros comentarios. Los agradezco y leo con mucha atención. Acepto consejos de todo tipo. ¡¡Organizativos sobre todo!! Jajaja

Reciclar, Reutilizar, Hacer bonito.

Hace un tiempo me regalaron unas libretas de publicidad de un medicamento que mi crafter-cabeza enseguida maquinó la posibilidad de hacer con ellas algo bonito.

Han estado ocupando sitio en una estantería casi un año, esperando que yo tuviera un poquito de tiempo para alterarlas y ponerlas bonitas. Y el ratito llegó durante la cuarentena del COVID 19, cuando reinaba en la dispersión más absoluta e iba de una cosa a otra sin terminar ninguna. En estos días, la solución la encontré haciendo cosas rápidas, con resultados inmediatos. Además, se une también el tema de la comunión pospuesta de mi hijo. Mi idea de regalo eran unas libretitas personalizadas, así que decidí probar.
Claro, la publi de las hojas había que quitarlas, así qu e la corté con el cúter y la regla, y las anillas sobrantes con unos alicates. Quedaron más cuadraditas y más monas.

Sigue leyendo Reciclar, Reutilizar, Hacer bonito.