Comuniones 2022

Agenda abierta

Quienes me seguís o me conocéis ya sabéis que acabo de cambiarme de casa. Y en una mudanza, aparte de mucho estrés, te llevas unas cuantas sorpresas. He encontrado cosas olvidadas, cosas que ni sabía que tenía, cosas perdidas, y cosas guardadas con muchísimo mimo y que da alegría encontrar.

Y entre estas últimas, hemos sacado el libro de la comunión de mi hijo. Lo he sacado de la caja desde que hace un año y medio  por primera vez. Y ha sido precioso. Mi hijo lo miró como si no lo hubiera visto nunca, y con muchísimo cuidado e interés empezó a leer las preciosas palabras que le dedicamos, su familia y sus amigos, su catequista y el sacerdote. Los deseos y las alabanzas que le hicimos todos, unas cuantas fotos, tarjetas que recibió con los regalos, la minuta del restaurante donde comimos y unas cuantas cosas más. No pudo terminar de leerlo. Le cuesta mucho expresar sentimientos, pero se le hizo un nudo en la garganta de la emoción, se le cambió la cara, y me dijo que se lo volviera a guardar para que no se estropeara nunca. Y eso voy a hacer.

Comuniones 2022

Pues esta emoción de mi hijo al ver su libro es lo que me ha hecho decidir hacer libros de comunión este año, a pesar de mi decisión de no hacer más álbumes.

Y cómo no soy río, me vuelvo cuando quiero. El año pasado dije que ya no hacía más, pero he recuperado la ilusión, quiero seguir participando esta emoción de los niños que, como mi hijo, volverán a revivir un día tan especial una y otra vez mirando su libro y disfrutando de todos los recuerdos guardados.

Os dejo con el libro de mi hijo, antes de convertirse en un tesoro de emoción.

Escritura terapeutica

Escritura terapeutica
A mí siempre me ha gustado escribir y ya he dicho en muchas ocasiones que soy adoradora de las libretas. Es cierto que compro libretas y agendas a más velocidad que escribo, con lo que tengo más en blanco que escritas.
Algún día publicaré fotos de mi arsenal de cuadernos, escritos y en blanco. tengo de todos los tamaños, verticales, apaisados, rayados, cuadrículas, en blanco… Muchos de ellos comprados en los viajes que he hecho a lo largo de mi vida, otros en la papelería de la esquina 
 Pero mi perdición ha sido el momento en el que he empezado a hacerlos yo misma. Ahora, además tengo libretas hechas a mano en todos los momentos de producción. Algunas terminadas, otras por decorar, otras sin encuadernar, otras a medio cortar. Lo que decía, un arsenal. 
Escritura terapeutica
Y me encantaría usarlas todas, escribir en todas, cosas importantes, ideas chulas, proyectos, gastos, viajes, por hacer y ya hechos, pensamientos profundos y banales… ¡y listas! Me encanta escribir listas y tachar, sobre todo tachar.
Hay otra cosa que también he hecho mucho, a lo largo de los años, que es escribir las cosas que me hacen sentir mal. Situaciones incómodas, conflictos, esas ideas absurdas y pensamientos redundantes que se te meten en la cabeza y aunque sabes que no son ciertos, te están molestando y machacando y no paras de darle vueltas. A mí siempre me ha ayudado escribirlos, como una especie de liberación, es como sacar esas ideas de mi cabeza, y mirarlas desde otra perspectiva. Bien, pues hace poco, he descubierto que esto que yo he hecho desde que soy pequeña, se llama escritura terapéutica, tiene un objetivo claro y un montón de beneficios.
Escritura terapeutica
La escritura terapéutica es una herramienta muy útil para el desarrollo personal y el bienestar emocional y se ha mostrado también eficaz en la recuperación de personas que sufren ciertos problemas de salud mental, como la depresión o el trastorno de estrés postraumático. se trata de expresar de forma silenciosa pero significativa todo aquello que no sabemos o no podemos expresar en voz alta.
 Lo cierto es que la escritura puede llegar a ser una de las formas más poderosas y catárticas de terapia que existe, y lo mejor de todo es que está al alcance de todos y cada uno de nosotros. Y por supuesto, no son necesarias habilidades literarias. 
 Lo cierto es que la escritura puede llegar a ser una de las formas más poderosas y catárticas de terapia que existe, y lo mejor de todo es que está al alcance de todos y cada uno de nosotros. Y por supuesto, no son necesarias habilidades literarias. 
 Y ahora pregunto ¿no es muchísimo más terapéutico escribir en un soporte preciosísimo  que te motive y anime a tenerlo entre las manos y que además te ayude a fluir? pues eso, ni media palabra más, te hago una libreta o un diario, del tamaño quieras y lo decoramos a tu gusto. ¿Te enseño un ejemplo? Mira el video

Reciclar, Reutilizar, Hacer bonito.

Hace un tiempo me regalaron unas libretas de publicidad de un medicamento que mi crafter-cabeza enseguida maquinó la posibilidad de hacer con ellas algo bonito.

Han estado ocupando sitio en una estantería casi un año, esperando que yo tuviera un poquito de tiempo para alterarlas y ponerlas bonitas. Y el ratito llegó durante la cuarentena del COVID 19, cuando reinaba en la dispersión más absoluta e iba de una cosa a otra sin terminar ninguna. En estos días, la solución la encontré haciendo cosas rápidas, con resultados inmediatos. Además, se une también el tema de la comunión pospuesta de mi hijo. Mi idea de regalo eran unas libretitas personalizadas, así que decidí probar.
Claro, la publi de las hojas había que quitarlas, así qu e la corté con el cúter y la regla, y las anillas sobrantes con unos alicates. Quedaron más cuadraditas y más monas.

Sigue leyendo Reciclar, Reutilizar, Hacer bonito.